Antonio Eximeno Pujades

El 9 de noviembre de 1763, es designado primer profesor del Real Colegio de Artillería, función que compatibilizará con la de profesor de matemáticas

Cursa sus primeras enseñanzas con los jesuitas en el Seminario de Nobles de su ciudad natal, mostrando su gran inteligencia y aplicación. En 1745 ingresa en la Compañía de Jesús y, posteriormente, ejerce como profesor de retórica y poética en el mismo seminario valenciano en el que inicia sus estudios.

Antonio Eximeno Pujades

Antonio Eximeno Pujades

A propuesta del Conde de Gazola, quien se lo comunica personalmente el 9 de noviembre de 1763, es designado primer profesor del Real Colegio de Artillería, función que compatibilizará con la de profesor de matemáticas. Tras incorporarse a su destino, se ocupa preferentemente de las tareas preparatorias para la apertura del colegio, que se celebrará con gran solemnidad el 16 de mayo de 1764.

En este acto, Eximeno pronuncia su esplendida oración titulada: “La importancia del Estudio de la Teórica para desempeñar la Práctica el Real Servicio de S.M”.

Completa sus brillantes palabras con una elocuente exhortación dirigida a los jóvenes cadetes, en las que proclama que la finalidad perseguida era la de crear un colegio de héroes que propagase en España el talento y el espíritu militar. Hizo énfasis al destino al que eran llamados, a la importancia del trabajo en el estudio, a la fatiga de la campaña, de la subordinación, la galantería en el trato, la conquista de los estrados y el respeto a las cosas de la religión.

Condensa en su discurso el sistema educativo del colegio, que supone la asunción y el enfoque de la enseñanza artillera desde la base imprescindible de la teórica fundamentación matemático-científica de la práctica artillera.

Desde la instauración del colegio, Eximeno atiende a su buen funcionamiento y muestra una celosa preocupación por los estudios y la formación ética de los alumnos. Con su resuelta dirección, configuró las líneas pedagógicas del Real Colegio, poniendo las bases de la alta reputación que alcanzaría en España y en Europa.

Inesperadamente, una pragmática firmada por Carlos III, en la primavera de 1767, sanciona la expulsión de los jesuitas de España, refugiándose en Roma como muchos de sus hermanos, donde pronto se seculariza, dedicándose a los estudios de música, filosofía y matemáticas. Fue llamado el Newton de la música por haber establecido un nuevo sistema musical. Esta clara disposición por esta actividad artística, propició su obra fundamental “Del origen y reglas de lamúsica”, publicada en Madrid en 1796.

El 28 de julio de 1798 regresa a Valencia, donde se le atribuye la inspiración de su obra “Don Lazarillo Vizcardi”, en la que repasa el estado de la música en España. En materia filosófica, la Imprenta Real le publica los dos volúmenes de “Institutions Philosophicae et Mathematicae”. También es autor de “El espíritu de Maquiavelo”.

En 1806 apareció en Madrid la última de sus obras impresa en vida: “Apología de D. Miguel de Cervantes, sobre los yerros que se le han notado en el Quijote”.

Eximeno fallece en Madrid el 9 de junio de 1808, un mes después de que se iniciase la Guerra de la Independencia, en la que muchos artilleros formados en el colegio artillero, entre ellos Daoíz y Velarde, alcanzaron gloria imperecedera.