Entrevista a Sanz y Calabria General Director Academia Artillería

«Tenemos que conseguir que no se vea al Ejército anclado en el pasado»

-Cumplen 250 años del Real Colegio de Artillería. ¿Qué significa para usted y para la Academia?

-Es, sobre todo, un compromiso con lo que han hecho todos nuestros antecesores, pero también de trabajar para que el futuro sea tan brillante como lo que se ha hecho en estos 250 años.

-Llama la atención ese espíritu innovador en una institución como el Ejército, considerada tradicional.

-Es una visión que quizá haya que cambiar. La gente es muy poco consciente de que casi todos los grande avances se han producido, por desgracia, a caballo de las guerras y a los ejércitos no les queda más remedio que evolucionar y perfeccionarse. Es verdad que, afortunadamente, a medida que la sociedad evoluciona, se hace más rica y sobrepasa a las Fuerzas Armadas. Lo que hay que hacer es, por lo menos, tratar de no perder el paso con lo que está haciendo la sociedad y que ésta no vea al Ejército como algo anclado en el pasado, muy tradicional. Eso se debe fundamentalmente a una idea del Ejército muy propia de España y como consecuencia de las circunstancias de nuestra historia reciente. No ocurre ni en Francia, Inglaterra, Estados Unidos… Somos una excepción.

-¿Cuál ha sido la aportación de la Academia a Segovia y viceversa?

-No se puede entender la Academia sin Segovia y Segovia sin la Academia. El marqués de Lozoya dice que Segovia dejó de ser una ciudad románica para convertirse en una romántica en el momento que los artilleros se establecieron. Había unas 14.000 personas y seguramente hubiera entrado en un periodo de letargo de no ser por que la Academia de Artillería se establece y hay un flujo continuo de gente que le da una vida. Y Alcalá Galiano es un gran impulsor de parte de la fisonomía de Segovia que hoy no conoceríamos si no fuese por ese trabajo.

-¿En qué se ha beneficiado la Academia?

-Fundamentalmente, del cariño y el reconocimiento de una población que nos apoya en todo momento. Cuando ha habido algún problema, la ciudad, que también es muy fría por su espíritu castellano, cierra filas.

-¿Y cómo es ahora esa relación?

-Excelente. Excelente. Me gustaría que el segoviano conociera un poco más la Academia. Tengo la sensación de que es una gran desconocida. Este 250 aniversario está viniendo muy bien para explicar un poco mejor qué hacemos y que se rompan muchas de las barreras mentales que había desde muchos estamentos, incluso desde dentro de la propia Academia.

-¿Se han tenido que apretar el cinturón con la crisis?

-Como todos los españoles. Poco solidarios seríamos si no lo hubiéramos hecho. Ha habido que priorizar y el Ministerio de Defensa es consciente de que no se puede perder la inversión en formación. Donde se ha notado muchísimo ha sido en calidad de vida. El dinero para limpiar o comer se ha reducido de manera muy notable y no voy a decir que tenga que coger una escoba, pero poco nos queda.

-Pese a que ser una de las instituciones más valoradas del Estado, hay quienes se siguen oponiendo a la inversión en Defensa.

-Como militar no soy la persona más adecuada para decir si hay que invertir en Defensa o no. Habría que preguntarles a los españoles si son conscientes de que cuando se ataca una central gasística en Argelia, como lo que ocurrió hace unos meses, tiene una repercusión inmediata sobre el precio del gas que consumen en casa. Ojalá todo el mundo fuera buen, pero no es así. Hay personas que tienen otras ideas, formas de vivir, de pensar… Y somos la frontera con África, y cuando le decimos a la Unión Europa que nos tiene que ayudar con la inmigración estamos en nuestro derecho, pero tenemos que ser solidarios y eso significa serlo también con Europa en nuestra defensa.

-¿Cree que se debe a que una parte de la población que sigue pensando que el Ejército es muy tradicional?

-Aquí hay muchos debates que se cruzan y no somos capaces de separar y hay que hacerlo: nacionalismo español, seguridad nacional, defensa. Lo primero, hay que atender a la seguridad de los españoles, pero es no significa que tengamos que entrar en un debate sobre si España es monárquica, republicana o está compuesta de no sé qué o no sé cuantos o el territorio español es éste o el de más allá.

Entrevista de A. Tanarro publicada en el Periodico ABC el  Día 15/05/2014

Posted in: